EL POLEN

 

Las abejas recogen el polen de las flores con sus patas y lo humedecen con néctar dándole forma de pequeñas bolas que transportan a la colmena para alimentar a las abejas obreras. Mediante estos viajes de flor en flor contribuyen, desinteresadamente, a la polinización de muchas especies. El hombre lo obtiene situando unos cajoncilllos con rejillas en la entrada de la colmena. El polen se deshidrata para que no fermente ni se enmohezca. 

 

Conservacion

Aislarlo de la humedad. Conservar en sitio seco y bien tapado, no meter en frigorífico.