EL POLEN

 

El polen representa una multitud de corpúsculos microscópicos contenidos en la antena de la flor y constituyen los elementos fecundantes masculinos de dicha flor. El polen gracias a su alto porcentaje en hidratos de carbono lo convierten en un complemento alimenticio ideal en periodos de escasa energía.

Las abejas recogen el polen de las flores con sus patas y lo humedecen con néctar dándole forma de pequeñas bolas que transportan a la colmena para alimentar a las abejas obreras. Mediante estos viajes de flor en flor contribuyen, desinteresadamente, a la polinización de muchas especies. El hombre lo obtiene situando unos cajoncilllos con rejillas en la entrada de la colmena. El polen se deshidrata para que no fermente ni se enmohezca. 

 

Es un producto natural que reúne todos los aminoácidos esenciales para el organismo humano. Además contiene diez tipos distintos de vitaminas y hasta cinco minerales imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo humano.

Propiedades del polen

• Es el alimento más rico que existe en la naturaleza. 

• Contiene de modo muy completo todos los elementos indispensables para la vida. 

• Es un tónico y un estimulante generador de bienestar y euforia. 

• Reequilibrante funcional que actúa natural y armoniosamente. 

• Desintoxicante general del organismo 

• Aumenta la voluntad de trabajo 

• Minerales: Fósforo, calcio, hierro, potasio, magnesio y sodio.

Indicaciones

• Pérdida del apetito. Estados de delgadez sin etilogía precisa. 

• Estreñimiento en todas sus formas, permitiendo suprimir con éxito el empleo de laxativos 

• Colitis diversas 

• Diarreas crónicas, verdadero normalizador de la función intestinal. 

• Alcoholismo. 

• Arterosclerosis y sus consecuencias como la hipertensión arterial en la que influirá a menudo favorablemente. 

• Fragilidad vascular en general y capilar en particular. 

• Anemias de cualquier etiología ferropénica, megaloblástica, hipocrómicas. 

• Prostatismo. 

• Impotencia y astenia sexual 

• Neurastenia, estados depresivos, nerviosismo e insomnio 

• Disturbios de la memoria 

• Artrosis o reumatismo crónico cuyos síntomas desagradables se alivian muchas veces. 

• Fragilidad cutánea 

• Retrasa la caída del cabello 

• Cansancio ocular 

• Embarazo y madres lactantes

Contraindicaciones

No hay contraindicaciones a priori, las personas que sufren de insuficiencia renal deberán tomarlo previo consejo médico.

La obesidad y la gordura no lo son; puesto que si el polen hace engordar a las personas delgadas o desnutridas, no hace aumentar el peso de las personas que no lo necesitan del todo y por el contrario al favorecer numerosos metabolismos, tiene una acción que favorece las curas de adelgazamiento y el tratamiento de la celulitis donde se ha constatado que los resultados esperados se obtenían más rápidamente y en mejores condiciones entre personas que tomaban polen regularmente.

Posología

La regularidad y la continuidad en la toma de polen son factores imprescindibles para obtener buenos resultados, especialmente en ayunas. 

 

Tomar una cucharada sopera de polen pulverizado, mezclarla con otra de miel y disolverlo todo en un líquido templado o caliente. (Cura diaria para adultos); Mitad de la dosis (Para niños). 

 

La cura continua de polen permite una gran regularidad en los resultados. Su tolerancia es excelente sobre todo si se toma en polvo.

Cura ideal

ADULTOS: Una cucharada sopera. Tomarla en ayunas o al principio del desayuno, directamente a la boca; a continuación beber zumo o infusión. 

 

NIÑOS: Una cucharadita.

Observaciones

Si surgieran molestias gástricas, que son muy difíciles cuando se toma el polen en polvo, recomendamos su dosis diaria con el almuerzo habitual.

Conservacion

Aislarlo de la humedad. Conservar en sitio seco y bien tapado, no meter en frigorífico.